This page contains a Flash digital edition of a book.
Capítulo 1: El Problema

“El conocimiento no parte de percepciones u observaciones o de la recopilación de datos
o hechos, sino que comienza, más bien, a partir de problemas. Podría incluso decirse
que no existe conocimiento sin problemas; pero también que no existen problemas sin
conocimiento. Pero esto significa que el conocimiento parte de la tensión entre el
conocimiento y la ignorancia. Porque todo problema surge del descubrimiento de que
algo falla en nuestro presunto saber…” (Karl Popper, “La lógica de las ciencias
sociales”, en “En busca de un mundo mejor”, Paidos)
No todo en la realidad es problemático. No todo requiere ser investigado. No toda
investigación es necesaria.
No se investigan, por ejemplo, los fenómenos debidos exclusivamente al azar. El estudio
de la forma de las nubes individuales, producto del azar del ventarrón, no se ha
desarrollado como rama de la ciencia, aunque la forma pueda servir para distinguir un
tipo de nubes de otro: un cirro no es un cumulonimbus. Pero a la ciencia no le interesa si
el Cúmulo A parece una ballena o el Cúmulo B, un barco. Para eso están los niños y sus
juegos.

A la ciencia le interesan aquellos fenómenos que requieren una explicación: allí donde un
fenómeno parece turbar el orden, rompiendo las creencias preliminares.
Por ejemplo, el suicidio, el primer gran proyecto de investigación sociológica realizado.
“Los progresos de una ciencia se revelan por el hecho de que las cuestiones que trate no
permanezcan estacionarias. Y se dice que avanza cuando en ellas se descubren leyes
ignoradas hasta entonces o, al menos, cuando nuevos hechos (…) vienen a
modificar la manera de plantear los problemas.”(Durkheim, “El suicidio”)
Ninguna ciencia puede avanzar sobre, por ejemplo, el análisis de la indumentaria de los
monjes budistas, intocada desde hace dos mil años. Solo lo que emerge, revelando
alguna ley oculta, todo hecho que “modifica la manera de plantear los problemas” es
materia de la ciencia.

“Es preciso que (la sociología) aspire a ser algo más una forma, más o menos original, de
literatura filosófica; y que en vez de complacerse en meditaciones metafísicas, a propósito
de las cosas sociales, tome como objeto de sus investigaciones los grupos de hechos
sociológicos netamente concretos, que puedan ser, en cierto modo, mostrados con
claridad y de los que quepa decir donde comienzan y donde acaban, circunscribiendo a
ellos sus investigaciones con toda precisión…”(Idem)

O sea solo hay ciencia si se circunscribe la búsqueda de explicaciones a hechos que
aparezcan como problemáticos, no debidos al mero azar de las circunstancias, que
sean debidamente delimitados, circunscriptos a fin de evitar todo ejercicio
meramente literario, generalista, metafísico.

Por ejemplo, nuevamente, el estudio del suicidio.

- Razones metodológicas:

“Hemos escogido el suicidio para la presente publicación, porque siendo uno de los
temas de menos fácil determinación, nos ha parecido un ejemplo especialmente oportuno
(…) cuando la actividad se concentra de este modo, llegan a encontrarse las
verdaderas leyes (…). Cada proposición va acompañada de una prueba y estas pruebas
nos hemos esforzado en multiplicarlas cuanto nos ha sido posible”
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40
Produced with Yudu - www.yudu.com