This page contains a Flash digital edition of a book.


5. Conclusiones

Esta breve pero intensa recorrida por los aledaños de la muerte
provoca algunas reflexiones desde el punto de vista de la salud
pública.


1) La agenda debe establecerse sobre las muertes evitables, esa
afrenta:
- Disminuir la mortalidad infantil en dos tercios, pasando de
10000 a 3000 chicos muertos por año
- Prevenir los accidentes caseros, principal causa de muerte
de niños de uno a 14 años
- Prevenir la “muerte joven”, esa mezcla de velocidad, riesgo,
homicidio y suicidios, entre los 15 y los 35 años
- Prevenir la muerte cardíaca masculina entre los 40 y los 65
años
- Prevenir y combatir el cáncer en mujeres de 40 a 65 años
- Proveer las mejores condiciones para una muerte digna al
final de la vida


2) La Muerte es inevitable, pero puede retroceder aún más: solo
hace falta entender el fenómeno de la muerte femenina y tratar de
aplicarlo a sus compañeros masculinos. Esto, es evidente,
desemboca en una cuestión de roles sexuales diferenciados ya que
la gran pregunta es: ¿Por qué los varones jóvenes se exponen a la
violencia? ¿Qué mandato creen así cumplir, que desafíos afrontan
para reafirmar su identidad? ¿Por qué los varones adultos corren
desenfrenados hacia el colapso cardíaco? ¿Qué sabiduría olvidada
hace que las mujeres mueran recién en la “edad de merecer”, más
allá de los 75 años?

Nada hay más importante para la vida que comprender y
retrasar la muerte evitable, traicionera; y respetar y aprender a
esperar la muerte natural e inevitable. Esa muerte que hace
tan valioso nuestro fugaz paso por el Universo.




Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23
Produced with Yudu - www.yudu.com