This page contains a Flash digital edition of a book.
madres leen también el libro que se les mandó. Un 10% casi siempre lee lo que
le mandan a sus hijos. Se observa, por tanto, un seguimiento e interés por las
lecturas de los hijos e hijas y una facilitación de las mismas cuando llegan al
hogar.
No parece que la comprensión ni la velocidad lectoras sean un problema para
nuestro alumnado en cuanto a evitar la lectura. La mayor parte de ellos señalan
los factores subjetivos como preferir hacer otra cosa o no gustarles lo que leen
para dejar de leer. Sin embargo, existe un grupo de alumnos y alumnas que
señalan destacadamente la velocidad (y por tanto, el cansancio) como motivo
fundamental para dejar de leer. En conclusión, respecto a las habilidades
lectoras, tal como aseguran otras fuentes de información (pruebas de
diagnóstico, por ejemplo), nuestro alumnado no presenta graves deficiencias,
salvo un grupo que necesitaría apoyo. La mayor parte de nuestros jóvenes
dejan de leer cuando lo que leen no les gusta o cuando el ocio alternativo
resulta más gratificante que el lector.
En habilidad lectora, el alumnado de nuestro centro manifiesta costumbres
comunes al alumnado general como se ve por el poco uso de fuentes escritas
en el caso de problemas de comprensión. Efectivamente, cuando el alumnado
se enfrenta a problemas de comprensión suele manifestar una gran pobreza
estratégica en la que predominan la consulta oral a alguna persona cercana (17
puntos) o la relectura (15 puntos). La consulta del diccionario en particular y la
escrita en general representa menos de una quinta parte de las estrategias
principales de comprensión (20%) mencionada en tercer lugar después de las
citadas. La consulta en internet no aparece siquiera citada.
El ocio alternativo suele estar presidido por la televisión (2h11m diarios de
media) frente a internet (0h48m/día) o los videojuegos (0h26m/día) que la
siguen muy de lejos. La presencia del ocio típicamente juvenil y contemporáneo
(internet y videojuegos) es escasa y debe relacionarse con la pervivencia del
ocio tradicional en familia o grupo (televisión) y la calle como fuente de
diversión y entretenimiento. No obstante, no podemos olvidar que el ocio
preferido (tv) es también el que menos esfuerzo implica de las tres actividades
de ocio doméstico mencionadas. Según los datos de otros estudios, la
conexión a internet correlaciona con los índices de lectura. Por otro lado,
estancias de más de dos horas frente a la tele se relacionan con una baja
comprensión verbal .
La preferencia del ocio exterior no doméstico se debe a causas bien conocidas.
El hecho de tratarse de pueblos relativamente pequeños con un índice alto de
seguridad hace que los niños y niñas antes de la adolescencia ya estén
acostumbrados a salir y manejarse solos en la calle en un extensísimo horario
frente a la población infantil de ciudad que queda en las casas más
frecuentemente. El clima y las costumbres de Andalucía facilitan el ocio
exterior. Cuando acceden al Instituto acentúan esta independencia tanto por el
ambiente en el que viven como por la edad en que se encuentran. El ocio
dinámico socializado (estar en la calle) con personas de su propia edad es
poco propicio para la lectura, internet o los videojuegos, que exigen una
dedicación muchas veces individual y doméstica.
9
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52
Produced with Yudu - www.yudu.com